“No sé qué quiero estudiar”: Las dudas vocacionales que sufren los alumnos en la cuenta regresiva de la PSU

Los estudiantes del país rendirán la PSU el 27 y 28 de noviembre y algunos aún tienen dudas sobre su futuro en la educación superior

Se sabe que rendir la PSU es un paso importante para ingresar a la educación superior.

El 27 y 28 de noviembre, miles de estudiantes del país tendrán que demostrar los conocimientos adquiridos durante el colegio para así lograr un puntaje que les permita entrar a la carrera que desean. Al acercarse la fecha de la prueba, los expertos aconsejan que para evitar la ansiedad es fundamental no sobrecargar las horas de estudio y preparar los ensayos con cronómetro. Pero no todos los estudiantes están pensando en el resultado que obtegan.

Para algunos esta cuenta regresiva significa una pregunta aún no resuelta: ¿a qué me quiero dedicar en el futuro? En esta etapa las dudas vocacionales van en aumento entre los jóvenes. Sin embargo, según la psicóloga Pilar Sordo, es razonable que la incertidumbre esté presente, y el problema está en la poca orientación para afrontar esta realidad. “Los estudiantes están entrenados a que las cosas que van a buscar en su vida les de plata y que eso entregue éxito a sus familias.

Siento que no hay mucho interés en que los colegios hagan reflexionar a los niños sobre las vocaciones. Ahora importa mucho el ranking, o si la carrera que se estudia está entre las mejores pagadas”, sostiene Sordo. La profesional, que aborda estos temas en su libro “No quiero crecer: Cómo superar el miedo a ser grande”, considera que los cuestionamientos de la adolescencia, como “¿dónde lo paso mejor?” o “¿cómo puedo aportar a la sociedad?” hoy están ausentes. “Hay que volver a hacer un viaje interior, hacer algo que a esta generación le causa terror: apagar los celulares, el computador, la tele y caminar por los parques y preguntarse qué quiero hacer con mi vida, cuáles son mis dones, talentos.

Hay que buscar las cosas que a uno le apasionen, no solo lo que da recursos”, dice.

El desafío de la PSU

Pese a la incertidumbre que puedan tener sobre su futuro vocacional, el exceso de dudas puede afectar el resultado que obtengan los estudiantes en la PSU. Patricio Alarcón, psicólogo de la Universidad Academia Humanismo Cristiano, cree que es necesario encontrar una motivación personal en realizar esta prueba de acceso a la educación superior.

“Tener dudas vocacionales a poco de rendir la PSU es claramente un obstáculo y es probable que no se tenga un buen rendimiento. Por eso, hay que darle sentido a la prueba, verlo como algo que sirve para probarse a sí mismo”, dice. Alarcón agrega que los jóvenes hoy se mueven en búsqueda del logro, por lo que el miedo al fracaso está muy presente.

“Lo ideal es poder conectar la búsqueda de la identidad con la carrera profesional. Bajo ese motivo, hay que saber guiarlos a que encuentren su motivación”, señala. Para estas últimas semanas que quedan, Pilar Sordo aconseja a estudiantes a que “aprovechen este mes para no contestar más las preguntas que les está haciendo todo el mundo sobre su futuro o si han estudiado.

Este mes es para estar en silencio y dejar de escuchar, todo lo que dice el mundo adulto, como que poco menos que están jugando la vida”.

Fuente: Emol.